jueves, 20 de julio de 2017

4. Recursos




Cómo sería contar este paralelismo, cómo lo haría si tuviese que escribirlo. Afortunadamente no soy escritora —se responde Piera. El escritor de la familia era Elio, con sus agudas editoriales socio-políticas publicadas en periódicos de varios países. Los había leído gracias a César, ella se consideraba un burra total en la materia. Según las ciudades en que se publicaban, creyó armar un itinerario de los breves anclajes del hermano en una fuga que lo alejaba cada vez más.

Él ya no está para indicarle la forma de expresar una idea y ella debe hacerlo a su estilo, a través de la pintura, continuando ese cuadro.

Lo comenzó la tarde anterior, para darle cauce a la inquietud que la quebranta y oscurece desde hace días. Preparó óleos, pinceles y colocó una tela en el caballete. Trazó un bosquejo e intentó descifrar la emoción confusa que se le escapaba. Esa noche durmió mal, soñó con imágenes de piedra, caras de aristas afiladas que se superponían y voces pedregosas que la llamaban.

Los colores y las líneas son sus palabras para traducir el desasosiego y el sueño. Tengo que seguir y ver hacia dónde me conducen —murmura— y expande sobre el lienzo una capa espesa de grises y ocres. Con la espátula le insinúa texturas y de a poco se revelan facciones en la gruesa montaña de escombros del fondo.

César y Bruno. No está Elio, en quien había vuelto a pensar últimamente. Sí, César y Bruno, son ellos que le hablan, cada uno desde el lado de su historia. César desde el pedestal de su propia importancia de abogado en ascenso, mientras que Bruno grita frases ásperas, dictadas por la inquina. Cuánto se parecen, no físicamente, sino en determinadas posiciones ante la vida: el dinero, el poder, el éxito por encima de cualquier otro aspecto.

Casarse con César tan joven le sirvió para irse de la familia, eso lo comprendió rápidamente. Fue mejor que quedarse en la casa paterna, con el viejo triste en que se había convertido su padre y con la Segunda, tan sosa y sin horizontes. Elio se había ido y a Bruno, el amargo, el despectivo, no lo pudo querer, lo consideraba el culpable de la partida de Elio.

Y fue César quien descubrió el motivo de la pelea y el destierro de su hermano mayor. Eran conjeturas que, analizándolas bien, encajaban. El razonamiento inteligente de César era preciso, solo que Piera no quiso aceptarlo, extrañaba a su hermano y no consiguió imaginarse a Bruno como una víctima.

Ya se había dado cuenta de que no amaba a César y después de la revelación la lejanía emocional fue creciendo. Su marido defendía a Bruno y ella no podía culpar a Elio. Destejió la trama buscándole puntos flojos, tironeó los hilos para que formaran otro diseño y, finalmente, sepultó la historia en la tumba de los enigmas.

También la trama marital comenzó a torcerse, César le recordaba demasiado a Bruno, un Bruno amable, pero igualmente aferrado a sus convicciones materiales.

En esa época escapaba y como había huido de la casa familiar, también se fue de esta otra, rica, de categoría, que le sobraba por todos los costados. Y se sintió como se debía sentir Elio, sin un lugar en el mundo, él resguardado detrás de sus palabras escritas, ella embadurnando lienzos para sacarse el frío que le salía de adentro.

Pasaron veinte años, Piera ha cambiado. Necesita depurar rencores, cerrar heridas y sabe que primero debe componer los pedazos rotos de su historia. La pintura  será un medio y si no es suficiente, recurrirá a las palabras. Un nuevo desafío.



Sinopsis
Piera (1970): rememora y reflexiona sobre momentos claves de su historia. Es maestra de arte y artista plástica.
Luciana (1932-1980): su madre, mujer de carácter fuerte, en la casa todo giraba alrededor de ella. Muere cuando Piera tiene diez años.
Renzo (1928-1996): su padre, al poco tiempo de enviudar se casa con la Segunda. Es profesor de italiano y de latín.
Elio (1952): el hermano mayor, le lleva dieciocho años, muy querido por ella. Es periodista. 
Bruno (1954): el otro hermano, con el que tiene una mala relación, lo considera culpable de que Elio tenga que abandonar para siempre la casa paterna. Piera desconoce el motivo de la pelea entre los ellos. Es agente financiero.
César (1963): abogado, Piera se casa con él a los veintiún años.


©  Mirella S.   — 2017 —


Continuará... en setiembre...
Abrazos para todos.





46 comentarios:

  1. Me ha sido útil la Sinopsis, he estado ausente de los blogs y para ponerme al día me ha resultado de ayuda. Hasta septiembre, sé feliz y haz lo que te apetezca. Abrazos de colores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando es una historia semanal que continúa, creo que es necesario un ayuda memoria.
      Te seguiré visitando dentro de mis posibilidades.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  2. ¡COMO QUE HASTA SEPTIEMBRE!
    No me hagas esto Mirella. :D
    Mira que pensé por un momento que el enigma se me revelaría pero no, pero lo de que hasta septiembre continúe la historia. Qué feo. Jjajajajaja.
    He oído historias de amores malos que nacieron del escape de la casa paterna más que del amor por un hombre, con esquemas que se repiten, no sé si sea como tal el caso de Piera, pero creo que algo hay de eso.
    Pues a esperar querida Mire. Escribirás otras cosas o te tomarás un receso???
    Abrazos y beeeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que reorganizar la trama, lo que había escrito no me sirve porque quiero dejar medianamente cerradas algunas líneas de la historia para desarrollar otras, aunque después las retome más adelante. Lo lamento, Gildo, me apresuré en publicar.
      Sí, Piera se casó con César pensando que lo quería, pero con la convivencia se da cuenta de que el verdadero motivo es irse de la casa paterna.
      No voy a publicar otras cosas, voy a estar abocada a adelantar este culebrón... jajajaja.
      Trataré de leerlos, no desapareceré del todo.
      Gracias, amigo, beeeesos y abrazos.

      Eliminar
  3. Yo diría que Piera necesita renacer.
    A veces es más fácil borrón y cuenta nueva...

    Hasta septiembre entonces....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para poder dar vuelta la hoja hay que tener claras algunas cosas, si no esas oscuridades y conflictos no resueltos siguen activos por dentro y en algún momento saltan al menor estímulo.
      Gracias, Torito, pasaré a leerte.
      Besos.

      Eliminar
  4. Cambiar o morir: una de las máximas de la vida, oye.

    Pasa un buen veranito y nos vemos a tu vuelta en septiembre. Merecidas vacaciones, oye, eso nadie te lo va a poder discutir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo, Holden, para cambiar hay que hacer todo un proceso y es en lo que Piera quiere meterse.
      La historia se me fue de las manos y tomó rumbos propios que tengo que estructurar.
      Aquí es invierno y no me voy de vacaciones, necesito este tiempo para reescribir algunos capítulos.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  5. Como me comentaste una vez, Mirella, la literatura y el arte sirven como ejercicio de catarsis. Por lo que veo, Piera acaba de descubrir que sus emociones pueden drenarse a través de la pintura de ese lienzo en blanco, o de un papel.
    Esperaremos a septiembre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije en otro comentario, la historia tomó vida propia y se fue por caminos que no tenía delineados, probablemente yo también hago alguna especie de catarsis a través de Piera, aunque no es mi historia.
      Necesito este tiempo para elaborar el modo de seguir contándola.
      Gracias, Sofía, con un gran abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Qué delicia leerte! Sabes tensar las fibras emocionales con las palabras, atrapar al lector y dejarle con ganas de más. Te esperamos en setiembre.
    Con todo cariño. Inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho María Pilar que te engancharas, setiembre llega pronto y espero que disfrutes del verano.
      Muchas gracias y un abrazo grandote.

      Eliminar
  7. Una eterna búsqueda , eso somos muchos
    sin acomodo, dicen unos
    otros callan
    me gusta Piera , lo que me regala , lo que me regalas

    un abrazo y un beso,

    pasa buen descanso, se te va a extrañar, ya lo sabes !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la búsqueda es vida, quedarse siempre en el mismo lugar impide el crecimiento. Piera quiere encontrar verdades y yo las busco también sobre mí, a través de ella.
      No será descanso, sino quitarme presión y desarrollar bien la historia.
      Cuando pueda te haré visitas, querida María.
      Enorme abrazo.

      Eliminar
  8. Muy original lo de la Sinopsis. Tanto como la historia, aunque la narradora no sea escritora :)


    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He decidido intercalar algunas entradas en que Piera habla en primera persona sobre su percepción de lo que descubre, de sus sentimientos.
      Me da gusto que la sinopsis te sirviera.
      Un gran abrazo, Nieves.

      Eliminar
  9. Cuando comenzaba a ponerse interesante te vas....
    Ay Mirella, espero que en septiembre lleges con novedades. Elio es un misterio para mí, eso es merito tuyo que no soltas prenda y me dejas imaginando cosas. Veremos que para en primavera....

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la historia se me fue de las manos, tendría que haberla estructurado más antes de empezar a publicar y con más material para no sentir la presión de escribir la continuación sobre la marcha.
      Aguantá un poco, que en la primera entrada de setiembre se devela el misterio de Elio.
      Un abrazo, Mariarosa y gracias por engancharte.

      Eliminar
  10. Parece que la historia gira en torno a esa pelea entre los dos hermanos, que con cada capítulo se vuelve más misteriosa, y alrededor de la búsqueda de Piera de sí misma. Lo que parecía una buena idea, el matrimonio como vía de escape de un ambiente que la agobiaba, ha terminado por convertirse en una nueva prisión. Se lleva, eso sí, una verdad que no quiere aceptar pero con la que tarde o temprano tendrá que enfrentarse. Mientras tanto la pintura y las letras son su vía de escape.
    Por cierto, un capítulo muy bien escrito, como es costumbre en tí. Nos vemos en septiembre, felices vacaciones, si es que son tales pues no sé que ritmo lleváis ahí en el hemisferio Sur. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta parte me detengo más en ese punto entre los hermanos, pero la idea es ir a otras áreas de la vida de Piera que, efectivamente, su principal meta es profundizar en sí misma.
      Aquí no tengo vacaciones, estamos en pleno invierno y solo cierran dos semanas los colegios. Hago este impasse para poder adelantar algo de la trama.
      Espero que tengas un verano gratificante y descansado.
      Muchas gracias, Jorge y un abrazo.

      Eliminar
  11. Piera se infravalora, se autodenomina (burra en la materia, dices), se minimiza frente a su idealizado hermano Elio mientras ella queda atrapada en una situación elegida por ella.
    Ahora es pintora, busca el punto de fuga en grises y ocres. Sus recursos.
    Los hombres presentes en su realidad (Bruno y César) cortados por el mismo patrón de poder, éxito y dinero.
    Hablas de un tipo de mujer de un tiempo en que para salir del nudo de la casa familiar había que atarse a un marido. Piera es una Penélope anclada, pasiva, (tejedora en el arte), los veinte años de ausencia del hermano.
    Y seguimos sin saber el detonante de la partida de Elio.
    A ver qué pasa Mirella…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Acabo de leer que hasta septiembre nos tendrás en ascuas...pues nada Mirella, toca esperar.

      Eliminar
    2. El tiempo pasa rápido y ustedes están de vacaciones, descansando, disfrutando del mar y del sol, mientras que aquí yo dale que te dale tratando de sacar a flote la historia de Piera.
      Tristemente, las mujeres aún hoy se siguen desvalorizando y muchas dependen económicamente -o emocionalmente- de sus maridos.
      Entiendo la curiosidad y la impaciencia, pero si de entrada das la resolución se pierde el interés. De todos modos en setiembre ya lo sabrás.
      Gracias por tu jugoso comentario, te mando un gran abrazo, Tara.

      Eliminar
  12. Lo que sea para canalizar las emociones, pintar o escribir, sirve para descomprimir al corazón: sirve para salvarlo de su explosión.
    Saludos y saludes, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los recursos artísticos son buenos cuando se quiere aclarar el pasado para vivir mejor el presente.
      Muchas gracias por seguir esta historia, Julio.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  13. Cuando comencé a leer sentí que me encandilaban, de vez en cuando, destellos de belleza, que, como Piera, pintás con trazos de pincel entre las frases del texto; mientras avanzaba en la lectura, se armaba la estampa en mi cabeza con la imagen de Piera frente al caballete. En este tramo de la historia, seguís mostrando una de las bondades de la narración, esto es, la trama imbricada de la familia, rencores, dinero, destierro, afectos, indiferencias, los lazos emotivos que se han formado en el alma de la protagonista, firmes y fieles, guardados en su corazón. Pero en un ovillo confuso, parece, y que, pasados los años, ella, por un medio u otro va a tratar de poner en claro.
    Es un placer leerte, Mirella, y más aún, saber que hay ganas en tus manos para que el lápiz siga deslizándose sobre el papel, y que Piera tiene muchas cosas para contar, solo es necesario que elija el óleo o la palabra. Me alegra mucho venir a leer esta historia, te mando un gran abrazo, compañera de letras.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso que me está costando mucho contar la historia. Cuando hay continuidad tenés que estar atento a muchos detalles. Y el blog no es como tener un libro en tus manos. Con suerte se publica una vez por semana y hay que ser mucho más sintético y, a veces, no me gusta contar los hechos como si fuera una crónica, sin encontrarle una forma más poética.
      Agradezco mucho tu comentario, Ariel, siento que las metáforas o las imágenes se me fueron y por momentos tengo temor de caer en los tópicos.
      Se me ocurrió que para las cosas más íntimas sea ella que las cuente y así será la primera entrada de setiembre.
      Otro abrazo grandote, compañero de letras.

      Eliminar
  14. Gracias por seguirme
    me fascina como escribes Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te estoy visitando, Mucha, ando a mil con este proyecto en el que me embarqué.
      Gracias por comentar.
      Abrazo.

      Eliminar
  15. Esperaremos a septiembre para que la historia tome el cuajo que pretendes, Mirella. Aprovecho la ocasión para desearte un verano lleno de musas e inspiración para poder seguir disfrutando de tus letras la próxima temporada. Ha sido un placer descubrir tu literatura y contar con tu compañía en este camino. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Buenos Aires estamos en pleno invierno y este alejamiento no se debe a tomarme vacaciones, sino a repensar algunos puntos de la historia.
      También estoy muy contenta de que nos hayamos encontrado en la caótica y superpoblada web.
      Un abrazo grandote, David y buen descanso.

      Eliminar
  16. La vida de Piera es triste, por lo menos como la ve ella. Plasmar todo ese pesar en arte puede generar algo genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante triste, Raúl, la carencia de afecto durante la niñez deja sus secuelas. Probablemente ella necesitó más atención o demostraciones y no se conformó con lo que le dieron.
      No sé qué saldrá de todo esto, pero yo sigo.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Escapó de un sitio para encerrarse en otro. Buena idea la de cerrar heridas y empezar rumbos nuevos.
    Un mes pasa pronto ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son acciones que no se miden y con el tiempo y la experiencia son las que construyen la propia individualidad.
      Y para mí pasará demasiado pronto porque estoy abocada a adelantar material.
      Gracias, Laura, con muchos besos.

      Eliminar
  19. NO SÉ, PERO PRESIENTO UN FINAL NO FELIZ.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si logro sostenerla, esta va a ser una historia un poco larga, así que va a pasar de todo, cosas buenas y otras nada felices, como en la vida.
      Gracias, Adolfo y abrazos.

      Eliminar
  20. Lo hagas como lo hagas, y cambiando lo que te plazca siempre los bordas querida, porque donde hay talento se lo puede uno permitir. Me he enterado de lo de Angelines esta tarde, porque como ya sabes he estado ausente, y me ha provocado una inmensa tristeza y pena. Efectivamente yo la seguía desde hace tiempo, y cuando me he enterado de la noticia me he quedado helado. A Angelines nunca la olvidaremos.

    Besos querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo, Rafita. En la primera semana de setiembre publicaré nuevamente. Creo que la historia va para largo, en este intervalo adelanté más de lo que esperaba. Ojalá no se aburran con tanta Piera.
      Lo de Angelines me dejó desolada. El lunes ella había puesto un aviso de que la ingresaban al hospital y el miércoles apareció el otro con la mala noticia.
      Un enorme abrazote y contenta de tu regreso.

      Eliminar
  21. Como va la historia? Seguís craneandola? 😉 ... Sale antes de septiembre? Muchas preguntas...

    Saludos 🙋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido JLO! La historia va viento en popa, adelanté bastante como para tener un margen y no la obligación de escribir algo todas las semanas.
      Largo en los primeros días de setiembre... ¡te espero, eh!
      Saludos y gracias por pasar.

      Eliminar
  22. El pasado no se puede borrar de un plumazo, estamos hechos de sus retales que a menudo el recuerdo deshilacha.
    Hacer un viaje por él nos invita a reconstruirnos quizá en un hoy cansado, pero que es el nuestro.
    Me gusta la historia, me gustan las historias que me cuentas.
    P.S. Yo también me tomé un respiro largo este verano. ;) y no sé si vuelva como para quedarme.
    Besos, Bella Dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pasado, para que no nos joda, hay que revisarlo, de otro modo es una mochila inútil que cargamos. Sobre todo desde la mirada más adulta que dio la experiencia vivida.
      Gracias, querida Eva, no había visto este comentario, no me llegó la notificación.
      Yo seguiré hasta donde me dé la cabeza y las ganas, nada de obligaciones.
      Un gran abrazo.

      Eliminar