miércoles, 14 de junio de 2017

Cadena alimenticia





Para mí, matar al gato fue en vano. Es cierto, no cazaba a los ratones, en cambio se comía los pájaros, que se comían los gusanos que hacen agujeros en el césped del jardín. ¿Qué comen los ratones, aparte de las hormas de queso apiladas en el sótano? Ellos también deben comerse algún bicho. Si por lo menos se dieran un atracón con las cucarachas, que lo más panchas se adueñaron de la cocina. El gato inclusive se despachó al pez rojo, que le costó un ojo de la cara a la tía Maru, y al que encima debíamos alimentar, ya que no podía comerse a nadie, encerrado como estaba en una pecera.

Las cucarachas comen lo que dejamos y empieza a pudrirse. Qué alivio si esas inmundas se bajaran a las hormigas saqueadoras del jardín. Laboriosamente nos pelan los rosales, los geranios, las fresias, ayudadas por las gatas peludas y los bichos canasto, tan repugnantes que creo no se los come nadie. A lo mejor  se animaría una araña bien grande, una tarántula, lástima que no hay por estos lados, aunque sería un peligro para nosotros los chicos.

Los ratones se han vuelto un problema, son angurrientos, roen maderas, cañerías, además de darle a los quesos. Una solución serían las serpientes, que los encantan con la vista, los dejan inmóviles y se los mandan de un bocado, eso lo vi en el Animal Planet. Pero pasa igual que con las tarántulas, no es una buena idea meterlas en la casa. Otra alternativa es contratar los servicios del restorán chino de la vuelta. Según mamá, hubo una época en que corría el rumor que la carne de los tenedores libres chinos era de ratas y gatos, sin discriminación.  No sé por qué tanto escándalo si en los lugares de categoría ofrecen caracoles, ranas, tortugas. ¿No es un asco comerse los chinchulines de la vaca o sus tetas o, peor aún, las bolas del toro? Se ponen de moda hábitos horribles: zamparse grillos, cigarras, víboras, para qué voy a seguir enumerando.

Mamá siempre nos recuerda que el hombre, como especie, es el peor de todos, tiene una gula retorcida, prepara los animales más repulsivos con salsitas rebuscadas, los condimenta con especias y finas hierbas. Por suerte no entramos en esa categoría de depredadores, como los llama ella, en casa somos vegetarianos, a excepción del abuelo, quien fue el que mató al gato. Como no lo pudimos convencer de seguir una dieta a base de verduras, cereales y legumbres, tiene el instinto asesino más desarrollado. Para despachar a Agustín, el gato, colaboró la tía Maru, que es una veleta: un día se engulle a escondidas un bife de chorizo y al otro, con la culpa que se le derrama por los ojos, hace penitencia con unas hojitas de lechuga.

El abuelo venía juntando bronca porque ama los pájaros. La gota que rebalsó el vaso fue cuando encontramos la pecera en el suelo y Agustín, acurrucado debajo de la mesa, trataba de hacer desaparecer el cuerpo del delito, pero lo delató la cola rubia que le asomaba por entre los bigotes. El pez era propiedad de la tía Maru y en ese momento le saltó la parte carnívora, salió de la indecisión y lo apoyó al abuelo. Entre los dos acorralaron a Agustín, el abuelo revoleando un cuchillo como si fuera el hacha del último de los mohicanos y con cara de loco gritaba: “¡los pájaros son sagrados, ni fuiste capaz de morfarte a los ratones…”!

No quise saber los detalles de la ejecución, me fui a la casa de una compañera del cole. Mis ruegos fueron tan en vano como la muerte del pobre Agustín. Debo reconocer que era raro Agustín, con esa debilidad por los pájaros. Se embuchó una pareja de teros, dos o tres torcazas y de los gorriones perdí la cuenta. El dicho “cuando el gato no está, los ratones bailan”, no se aplicaba en este caso, porque ellos, que formaban un ejército, no se amilanaban ante la presencia de Agustín, hasta le pasaban entre las patas. Él, que debía tener el estómago delicado, los esquivaba con la cola temblorosa cuando aparecían corriendo por las habitaciones. Un gato gourmet este Agustín, decía mamá.

Cuando volví en casa había un gran alboroto. Mis primos, vegetarianos más que nada por obligación, estaban armando tramperas con abundantes trozos de queso gruyere. En el fondo, junto a la parrilla en desuso (sólo servía para almacenar cosas viejas), el abuelo despellejaba a Agustín, que era gordo y atigrado, con la idea de curtir la piel y hacerse una gorra para el invierno.

Ese mismo día hubo una buena recaudación de lauchas y ratones. Las cucarachas de la cocina comprendieron que venían tiempos malos y no salieron de sus escondites. Me di cuenta de que las cosas habían empeorado cuando vi al abuelo sacar los cachivaches de la parrilla y limpiarla prolijamente. Por si esto fuera poco, escuché a mamá que decía que el abuelo a la noche iba a invitar a unos amigos con los que juega a las bochas, para cenar unos bocaditos especiales.


©  Mirella S.   — 2012 —


Glosario:
Angurriento: hambriento, ávido.
Bronca: enojo, rabia.
Morfar: comer.
Cachivaches: objetos que no sirven o están rotos.






56 comentarios:

  1. El abuelo, fue el gran bicho.
    Me encantan las arañas.
    Un buen relato como siempre Mirella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Eva, el viejo es el bicho mayor.
      Ya había publicado el relato en los primeros tiempos del blog.
      Gracias por la lectura.
      Besotes gordos.

      Eliminar
    2. Y al final salió el abuelo peor que el gato, porque lo hizo bocadillos para su reunión.
      Yo pienso que fue un buen pretexto para matarlo y comérselo.
      Excelente relato como todos los que compartes.
      Besos, que estés bien y disfrutando el día.

      Eliminar
    3. El gato tenía gustos bastante exclusivos, no así el abuelo que comía de todo y no desperdiciaba nada.
      Contenta de que lo disfrutaras, Euge.
      Un fuerte abrazo, linda.

      Eliminar
  2. Me ha encantado Mirella, es fantástico.
    Fluye tan bien y es tan divertido. Un deleite.
    Y tú, has probado gato alguna vez??? yo no creo que haya mucha diferencia entre comer gato o borrego o algún otro animal, jajajaj.

    Con lo que narras del abuelo recordé la anécdota de Yulquila, quien hace de jefe indio en La misión. Decía que mientras que el personaje de Robert de Niro era un hombre violento él comía mucha carne, pero cuando se transforma dejó de comer carne.

    Un placer leerte como siempre Mire querida.
    Beeeeesos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi no como carne y cuando lo hago que sea muy disfrazada: milanesas bien cocidas o en trocitos en un guiso. No es por estas modas actuales, fui así desde chiquita y era un dolor de cabeza para mi madre.
      Vi La Misión hace tanto que no recuerdo lo que mencionás.
      Y para mí es otro placer que te resultara divertido este relato.
      Un enorme abrazo y beeesos, Gildo.

      Eliminar
  3. Lo volveré a leer , te juro Mire,
    vaya , vaya puro amor y ternurita la prota
    y demás "fauna"

    Un abrazo y buena jornada

    vuelvo ehh !

    seguro que siempre releeo y siempre de regalas mas de una visión en tus relatos excelentes !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María, quedo contenta con tu disfrute.
      Aquí las puertas están siempre abiertas.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  4. Qué mundo este... todos los bichos nos comemos unos a otros...
    El relato es para comerte de bien que escribes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidadito, Xavi, si me comés ya no habrá relatos.
      Agradezco enormemente tus visitas con un abrazote.

      Eliminar
  5. "todo bicho que camina..."
    repta
    vuela
    horada
    salta
    nada
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola f, bienvenido.
      Aquí decimos "todo bicho que camina va a parar al asador".
      Gracias por la visita.
      Saludos.

      Eliminar
  6. ¡¡Gluupp...!!

    Vaya imaginación la tuya, y en realidad es lo normal de la vida, la cadena alimenticia.
    Es maravilloso como has logrado un bello relato con semejante tema. Imaginaba a los amigos del abuelo disfrutando del manjar que en realidad a nosotros nos asombra y en muchos países es normal.
    ¿Y nosotros?
    No comemos todo de la vaca, hasta la lengua...

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no se ha difundido la antropofagia y nos remitimos a los animales... igualmente hay que tener coraje para mandarse ciertas comidas a base de bichos.
      Como muy poca carne y lengua nunca probé.
      Muchas gracias, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  7. Nos hemos puesto de acuerdo y tenemos bichos en tu blog y en el mio, aunque menuda diferencia, me ha resultado divertido, y muy entretenido, al final unos nos comemos a otros, ahora estan de moda los veganos pero creo que no saben que las verduras se abonan con estiércol. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé lo mismo cuando esta mañana te dejé el comentario.
      No me gusta la carne, desde muy chica, ahora con lo que dijiste del estiércol creo que voy a hacer ayuno... jeje...
      Lo de los veganos es un fanatismo y una moda de tantas.
      Me alegra que te hayas entretenido con el relato.
      Besotes, Ester.

      Eliminar
  8. Una narración estupenda y muy fluida ...los humanos los peores bichos de la cadena ... nos comemos a casi todos los demás ...

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que decís, Esme. Todavía no llegamos a comernos los unos a los otros físicamente, pero cuántos lo hacen desde la manipulación.
      Gracias y más abrazos.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. El peor de todos y con premeditación y alevosía.
      Besos, Oscar.

      Eliminar
  10. Los viejos de ante no le hacían asco a nada. Mientras no tenga que cazar y matarlo yo, me como lo que me sirvan, menos arroz, mayonesa, crema o ricota.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes no se tiraba nada y lo sobrante era transformado. En una situación límite no sé si entre morir de hambre o matar un bicho no lo haríamos todos.
      Gracias, Raúl y muchos saludos.

      Eliminar
  11. Mira, Mirella, para que veas que no siempre somos los depredadores definitivos, te dejo con un hilo de Tquitter que habla de cuando Australia le declaró la guerra a los emúes (unas aves gigantes de aquel continente)... y perdió. Es muy divertido: una de esas ocasiones en las que la realidad se vuelve loca y nos da una lección de humildad en toda regla, un poco por ambos frentes.

    https://twitter.com/kokarro/status/865304321457618944?lang=es

    ¡Un abrazote! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno el videíto, los emués parecen un ejército.
      Hay un dicho: "el pez grande se come al más chico" que, además del sentido figurado, muestra como funciona la cadena alimenticia.
      Gracias, Jorge, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Mirella, no solo has parodiado la cadena alimenticia, sino que la has abordado y bordado con ingenio y fina ironía, y todo ello en un marco familiar (lo de menos es que la familia sea ficcionada o real). Todos los bichos, incluidos los humanos compartiendo habitat general (la casa) pero en departamentos estancos…el pez en la pecera, los ratones en sus rincones, las cucarachas en sus agujeros, el gato en la de todos…. Una casa viva y palpitante llena de depredadores, es inquietante.
    Ya sabemos que comer es un hábito no solo de primera necesidad sino educacional dependiendo del lugar, y punto y aparte están las delicadezas para quienes se las puedan permitir. También es una cuestión de modas, usos y costumbres. En los países consumistas hay enfermedades de “excesos” y en los países mal llamado del tercer mundo las enfermedades y muertes por “carencias”. El mundo es así. Disculpa la digresión, porque tú has emprendido el relato desde la parodia casi esperpéntica, con una casa hilarante y delirante llena de “matones” disfrazados de vegetarianos, incluido el abuelo ¡qué peligro el abuelo! y la tía Maru que se cargaron al gato, un animal indispensable para mantener limpia la casa si no fuera por su delicado paladar.
    ¡Muy divertido! Un cariñoso abrazo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es puro invento, lo que me acerca a algunos miembros de la familia (no al abuelo) es que me tira más comer verduras, cereales, pastas, todos los lácteos y muy poco la carne.
      Concuerdo en que hoy la alimentación está bastante desbalanceada, tanto por exceso como por la carencia que tienen los sin recursos y la pasión por la comida chatarra.
      Me encantó tu comentario y me da alegría que hayas "degustado" el relato como si hubiese sido un bocadito delicioso.
      Muchas gracias, Tara, con un fuerte abrazote.

      Eliminar
  13. Bocaditos al estilo Agustín:)) Engancha tu relato para conocer el final. formamos parte de esa cadena y mos comemos casi todo. Cierto el abono que usa el humano, pero que ricos están los tomates del huerto Mirella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan tanto las verduras que paso por alto cómo las abonan, porque si realmente nos ponemos a pensar las condiciones de elaboración de todo lo que comemos, se nos cerraría el estómago.
      Un gusto que te fueras satisfecha con la lectura, pero sin saciarte con los bocaditos del abuelo.
      Gracias y besos, Laura.

      Eliminar
  14. Mirella:

    Tu historia tiene la genialidad de alguien que sabe recrear una historia balanceada, a ratos entre lo cómico y a ratos rayando con lo espeluznante. No sé cómo pude leerte esta vez hasta el final ya que a los ratones y las ratas no los soporto por la fobia que les tengo...terrible para tu información mi querida amiga. Bueno, ese Agustín era tremendo pero, los seres humanos somos peores!!!
    Un abrazo mi admirada Escritora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me espantan los ratones, me dan asco las cucarachas y creo que escribí este relato a modo de exorcismo a las sensaciones que me producen.
      Lamento que te disgustara el tema, sí te agradezco mucho que llegaras hasta el final.
      Un gran abrazo, Gustavo.

      Eliminar
  15. Brillante relato, Mireia. Una narración ágil que nos hace ver la necesidad de todas las especies para mantener la armonía del hábitat. La ironía respecto a la dieta vegetariana me ha entusiasmado. Y ese abuelo brutote es total. Pobre Agustín que por no cumplir su papel fue carne de cañón. Un texto divertido, irónico, sutil... ¡Qué más se puede pedir! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David, hiciste una análisis breve y espectacular del texto.
      Soy semi-vegetariana, sin fanatismos, ocurre que nunca me gustó la carne y sus derivados. Pero si me invitan no hago desplantes y solo pido que esté bien cocida.
      Te mando un abrazo grandote.

      Eliminar
  16. Jajaja muy buena entrada querida Mirella; con tanto bicho, creo que todo tipo de fauna ha quedado bien despachado; los de aquí y los de allí. El Agustín la leche, y sí es al abuelo, vaya perla, ya sabes que muchos viejos se vuelven unos sinvergüenzas. Pero con tanto bicho en una casa, como que debe dar un poco de asco, por no decir ya miedo. Por cierto aquí usamos la expresión: "Dar gato por liebre", cuando se quiere decir que nos la han pegado o engañado, porque parece ser, que el sabor de la carne de gato, y de la liebre o conejo se diferencia muy poco. Del glosario que mencionas, la que creo que no conocía era "angurriento". Yo de vegetariano, tengo poco, aunque me estoy planteando hacerme, ya que con tanto bichejo, se me ha revuelto el cuerpo.

    Besos y abrazos querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también usamos ese refrán y con el mismo significado. Un conocido que probó la carne de gato, sin saberlo, cuando se lo contaron dijo que la notó algo dulzona. ¡Puajjjj!
      Tengo entendido que en España tienden mucho más al pescado y a los mariscos, aunque la auténtica paella a la valenciana (que aquí preparan con langostinos y otros bichos), leí en algún lado que tiene pollo y ¡conejo!
      Sí, es mejor comer más verduras.
      Gracias, querido Rafita, te dejo un montón de abrazos.

      Eliminar
  17. Condenamos a quienes comen animales que nos parecen lindos, tiernos y agradables (como los gatos y los perros). Sin embargo, y por otro lado, no condenamos a quienes comen animales que nos parecen feos (como ratones y serpientes). Esto prueba que la moralidad es estética.

    Buen texto. Saludos y saludes, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que para algunos la moralidad es estética, en mi caso me cuesta comer cualquier tipo de carne, simplemente porque no me gusta, así como otros detestan los alcauciles o los espárragos.
      Contenta de que te haya parecido un buen relato.
      Saludos, Julio.

      Eliminar
  18. Hay cazerías que son inevitables...

    Besitos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Forman parte de la supervivencia, otras son innecesarias.
      Gracias, Nieves, con un abrazote.

      Eliminar
  19. Hola amiga!! Estaba recontra convencido de que te había comentado este cuento porque me re copó cuando lo leí y me pareció super atinado el título con todo lo que implica y que después desarrollás tan genialmente en el texto.
    Tu forma de contar las cosas tiene poesía, tiene ironía y por sobre todo, tiene una verdad de fondo que siempre queda como enseñanza final, aunque esa no sea la intención de lo que escribís.
    A mí me hacés pensar.
    Un abrazo grande, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo compartiste en Google+, eso te habrá confundido.
      Como todo lo que estoy publicando en las últimas semanas este relato es viejo. Ya no me sale la ironía y los subí, precisamente porque añoro un poco esa forma de contar las historias.
      Muchas gracias, Simón y un abrazo grandote.

      Eliminar
  20. Me pregunto si estos textos son originales o, tal vez, antes de subirlos, les das una nueva lectura y les hacés algún retoque. Pero es una pregunta de curioso que soy, simplemente para saber un poco más de la "cocina" (fijate qué palabra vengo a poner, casi adecuada a tu relato) acerca de tu modo de escribir, siempre es interesante aprender algo más.
    Me gustó mucho la ironía que despliega la/el narradora/dor, me pareció como que ilumina todos los párrafos, con una intensidad pareja. Y también me gustó lo bien que te quedó el lenguaje de la voz que narra, con las palabras adecuadas a la edad de una/un chica/o. La historia: muy bien enhebrada, como siempre, sin fisuras.
    Cómo me gusta leer tus textos, no dejes de subirlos por favor. Te mando un abrazo querida Mirella.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, antes de subirlos los reviso y suelo acortarlos. Les encuentro frases que están de más, cambio alguna palabra por otra más exacta o que no rime, si es posible.
      Este texto tiene cuatro años y en este período me di cuenta de algunas cosas más, de ciertas debilidades gramaticales que sigo tratando de pulir.
      La que cuenta es una nena pero no había posibilidad, por la forma en que está narrado el texto, de aclararlo y lo dejé así.
      Me gusta que lo pases bien cada vez que venís por acá, todavía me queda algo de material inédito que estoy revisando.
      Todo mi agradecimiento por tu hermoso comentario, Ariel.
      Un abrazo grandote, compañero de letras.

      Eliminar
  21. Una cadena alimenticia en la que faltan pocos ingredientes, comestibles de cualquier forma y ahora que se ha puesto más de moda cocinar bichitos tu relato hace honor a muchas figuras.

    Te ha quedado bordado el humor con el que despliegas a cada miembro de la familia, ya sea especie animal o humana. Lo siento por Agustín, el gato, soy fan de ellos, debió ser porque el abuelo como dices, era carnívoro.

    Estupendo, Mirella, con que facilidad me introduces en tus historias y hasta puedo fácilmente creer que son reales.
    Un abrazo muy grande, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan los gatos, casi tanto como los pájaros, pero Agustín seguía sus instintos y eso no lo hacía culpable.
      Un placer que hayas "degustado" el cuento y que lo encontraras "a punto".
      Muchas gracias, Mila, por dejar tus impresiones sobre el texto.
      Abrazos y besos.

      Eliminar
  22. UFFFF MI GATO SE LLEVO POR EL TECHO A MI PERICO... QUISE MATARLO, PERO NO JUEGO A BOCHAS. JEJEJEJEJEJE. EXCELENTE RELATO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos gatos tienen más debilidad por los pájaros que por los ratones...
      Gracias, Adolfo.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  23. Con un buen aderezo todo es comestible. Todo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay para todos los gustos.
      Gracias, José, saludos.

      Eliminar
  24. Jajaja Mirella me ha encantado esa fina ironía que destila el relato, a párrafos me he sonreído y en otros me ha dado repulús con tanto bicho suelto y el final ha sido fantástico, ese abuelo no tiene manias, si no caza lo que toca, se lo caza a él y encima él si lo aprovecha todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da gusto que te haya resultado divertido y sí el abuelo era todo un personaje en medio de una familia bastante estrafalaria.
      Muchas gracias, Conxita.
      Besos.

      Eliminar
  25. Irónico y divertido relato Mireia. Nos retratas con acierto a los personajes que habitan esa casa, cada cual con sus manías, virtudes y defectos. Tan humanizados están que hasta al gato lo humanizas como si fuese un miembro más de la familia, hasta el nombre, Agustín, lo hace parecer que camina sobre las dos patas. Un gato acomodado que ha hecho dejación de sus funciones, y que ha sido al final la excusa perfecta para el desmadre general en la familia ávidos por desquitarse hartándose de comer carne. Me he divertido leyéndolo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno lee un poco de diversión también es necesaria y me alegra que el relato te la haya procurado.
      A veces creo que los gatos, y muchos animales, son mas humanos que nosotros. Agustín tenía algunas característica nuestras: miedoso y cómodo.
      Gracias, Jorge, con un gran abrazo.

      Eliminar
  26. Tú relato está fenomenalmente escrito, Mirella, aunque no he podido disfrutarlo porque la desgraciada muerte del gato me ha causado bastante aprensión. Aún así, mi abuelo más de uno se comió. Las cosas eran así, y espérate tú que no vuelvan a serlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Holden! Lamento que al enterarte de la muerte de Agustín a manos del abuelo hayas entrado en duelo. Me costó escribirlo porque también tengo debilidad por los gatos, pero el relato así lo requería.
      Un abrazote.

      Eliminar
  27. ·.
    Fantástico relato, que se me había quedado rezagado. Una delicia ver como encadenas esa cadena alimentaria, de la que queda excluido ese pobre pez encerrado en su urna de crista (¿no habría nada que echarse a la boca allí dentro?)
    La verdad es que haces un canto ecológico y, casi, un alegato vegano.
    Me ha encantado.

    un abrazo, Mirlo
    ... y hasta mi regreso, después de mi acostumbrada desconexión de verano.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No en la pecera, solito y solo, esperando el alimento que le tire una mano piadosa. Gracias, por leer también este textito.
      Disfruta de tu descanso y renueva las energías, Bolo.
      Abrazo enorme.

      Eliminar