lunes, 22 de mayo de 2017

Sin alas

Imagen: Laura Makabresku


Se acabaron las historias, la excitación de sentir el cuerpo facetado de la birome entre los dedos y su punta recorriendo los renglones, mientras una taza de café espumoso se entibia, olvidada, delante del cuaderno.

Se han muerto sus personajes internos, a veces enmascarados tras alguna cirugía para que no la reconozcan. O esos otros, tan antagónicos a ella que, probablemente, aparecían para complementarla.

Ya no hay anotadores o libretas llenos de frases que eran el puntapié inicial de futuros relatos. Ha quedado una anemia absoluta de ideas, las palabras han perdido tantos glóbulos rojos que no tienen la fuerza necesaria para reunirse y honrar un texto.

Aún peor, ella escapa ante cualquier oportunidad de sentarse y permitir que salgan y se expresen como sea. Ha cerrado esa puerta porque detrás intuye el abismo de que no hay más nada que contar. Y lo que surge es oscuro, como si ya hubiera entrado en la noche eterna del alma. Elige guardarlo para ella, la realidad es lo suficientemente lóbrega como para agregarle su cuota.

Tiene miedo, un miedo que aparece de golpe y la estrecha en un abrazo que la deja sin oxígeno. Cierra los ojos, inhala profundo e invoca alguna imagen amada para que la acompañe. No evade el arañazo de la angustia, aprendió a sostenerlo, sabe que pasará y volverá a vestirse con el traje gris de la monotonía.

Sí, se acabaron las historias, los deseos de buscar personajes, metáforas, corregir lo escrito.

El nido está vacío, un nido al que no llegan los pájaros que le traían un concierto de rumores recogidos en el bosque de la vida. Lo más probable es que sea ella la que se ha quedado sin alas y no consiga alcanzar esos mundos que se alejan y desvanecen.



©  Mirella S.   — 2017 —




76 comentarios:

  1. Capaz sea momento de que deje ese nido y construya otro, como hacen los horneros en cada nidada...no?
    A mi me sirvió leer, leer mucho. Que la marca de la birome en los dedos vaya desapareciendo. Tomar aire, no esperar que lleguen las palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capaz, Dana, vaya una a saber... lo más desolador es que tengo la certeza de que ya agoté las historias. Leo y leo mucho, ahora no me inspira a escribir como antes.
      Hoy salió ésto... mañana veremos.
      Gracias, linda, con un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola amiga!! A mí me parece que esas sensaciones son momentos que les pasan a los escritores. Lo leí en varias partes eso de que se quedan como vacíos, como que no saben que escribir porque les parece que ya escribieron todo lo que podían. Vi una peli sobre Hemingway hace unos días, donde al chabón no había forma de que le saliera una sola palabra y le agarraban unos ataques depresivos bárbaros. Se ponía re loco. También lo leí en otros escritores.
    Para mí es como todo en la vida. Son como ciclos espirituales, diría mi viejo y como todo es cíclico, siempre vuelve lo que se nos fue en un momento.
    Un abrazo grande, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un largo momento, Simón. Historias como las que escribía hace unos años, ya no se me ocurren. Últimamente puse cuentos viejos que no había publicado todavía en el blog, pero nuevo poco y nada o cositas chicas, que se refieren más al mundo emocional.
      Gracias por tu apoyo, amigo.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Quizá esas alas sean como las hojas de los árboles que se renuevan con el tiempo. Llega un momento en que las ramas están desnudas pero luego se vuelven a poblar.

    Si has escrito esto, de una belleza triste y sublime, no puede ser que se haya vaciado el nido. Sólo han anidado otro tipo de aves, menos alegres, con otros personajes, distintas. Tienes un nido lleno de vida Mirella querida.

    Te abrazo fuerte.
    Beeeesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a historias, relatos con una trama, eso es lo que siento que perdí. Ya hace mucho que no logro armar ninguna.
      Ojalá que sea como vos decís, Gildo, después de la desnudez invernal llega un nuevo florecer.
      Gracias, amigo, un abrazo y beeeso grande.

      Eliminar
  4. los nidos poblarán el mundo de las palabras

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que así sea, Oscar.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  5. Siempre hay que contar...
    Aunque sea nuestro propio declive y la estupefacción que eso nos provoca.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no quiero contarlo ya, lo empecé a hacer cuando se me acabaron las historias, pero es muy triste.
      Un abrazo grande, Xavi, gracias por estar siempre.

      Eliminar
  6. Mientras vuelven las musas, hagamos jardinería! Recetas no cocina no, la comida dura veinte minutos en la mesa y uno está como dos horas haciéndola; los bulbos en cambio, dan el placer de ver nacer la plantita. Tampoco tejas a crochet, porque hay que empezar con un simple hilito y ese trámite dura una eternidad. Igual que los que construyen, eso de llegar y ver un terreno lleno de yuyos donde habrá que levantar una casa, con tornillitos, cables, esas cosas. No sé qué es este tema, pero voy conversando contigo. ¿Visste?
    No te preocupes, la inspiración es circunstancial. ¿Es circunstancial? No sé si eso iba ahí, pero suena interesante jaja. Mañana vas a amanecer pumm para arriba, llena de palabras, y volverán los pájaros. Me encanta la foto, todas las de esa artista son fabulosas.
    Bueno Mirella, espero que encuentres algo lindo para suplantar la falta de musas, ve a los mercadillos, mira el otoño por la ventana, tírate en el sofá a ver películas (luego nos cuentas qué vistes, eso también es arte, pero no me cuentes el final porque me vuelvo loca, mala, malísima jiji)
    Me voy, estoy hablando cascaritas de piña!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivo en un piso 20 así que olvidemos lo de la jardinería porque a semejante altura las plantas se arruinan en seguida. El crochet, ni loca.
      Gracias por las sugerencias y por pasar nuevamente, linda.
      Esa fotógrafa la conocí a través tuyo, me encantó la foto que pusiste en tu último post y me anoté el nombre. Más gracias, Vivian y besos, también.

      Eliminar
  7. Y volverán...

    "Volverán como aquellas oscuras golondrinas...
    en tu balcón sus nidos a colgar,
    y otra vez con el ala a sus cristales
    jugando llamarán..."

    Tienes ese don.
    Y esas letras de secano pese a los otoños, el día menos pensado volverá a acariciarlas la lluvia.
    Ya sé, ya sé.
    Un abrazote de los inmensos, Bella Dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaba pensarme como una "contadora de historias", ya no encuentro hilos para armar una trama. Probablemente deba buscar otras rutas.
      Gracias, querida Eva, un enorme abrazo.

      Eliminar
  8. ¿Sabes? hace dos días pensé en dejar el blog, no me preocupan las entradas, pero no se que responder en los comentarios, lo hago y no los repaso porque ninguno me gusta. Tu has sido capaz de escribir las metáforas mas perfectas, has enredado palabras preciosas con hilos de tristeza, quien es capaz de escribir como hoy lo has hecho tu no necesita a nadie en el nido, solo tirar los papeles viejos, cambiar de lápiz, sacudir la cabeza. ralentiza tu escritura pero no la frenes. Creo que escribir te hace feliz y te aseguro que a los demás leerte nos complace enormemente. Un abrazo redondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus respuestas son siempre agudas, inteligentes, cálidas y si no se te ocurre nada, deja solo tu agradecimiento o si estás cansada, ya que publicás diariamente, tomate un descanso de tener que comentar.
      Luego de haber leído todos los mensajes que me dejaron, me queda la sensación de que debo aflojar la exigencia y simplemente escribir lo que salga, sobre lo que se me cruce y si no hay personajes, tensión, clima, todo lo que conforma un cuento, mala suerte. Como vos decís, escribir me hace bien y eso no quiero perderlo.
      Un enorme abrazo, querida Ester, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  9. Los vacíos más profundos tienen siempre una espera al acecho. Solo hay que esperar el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que esperarlo y si no llega, reemplazarlo con otra cosa.
      Muchas gracias, Orlando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Se siente cansancio y tristeza en tu precioso texto, porque es precioso como todo lo que escribes aunque sea un tema triste como este.
    Yo mas bien pienso que de momento no ves llegar aves al nido porque ya están adentro hay muchas aves esperando llenarse de plumas para salir al mundo y volar libres en tus textos.
    Es muy grato leerte.

    cuidate hermosa que estes bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay mucho cansancio y tristeza desde un largo tiempo y en varios órdenes de mi vida y mi refugio siempre fueron las letras. Se agotó la imaginación y el vacío es grande.
      Gracias por tu calidez, Euge.
      Muchos besos.

      Eliminar
  11. Hay una canción de Sabina dedicada a Chavela Vargas en la que un verso dice ¿Quién pudiera reír, como llora Chavela? Parafraseándola diría quién pudiera contar con las musas que no tiene Mirella y escribir estas maravillas en época de escasez de ideas. Un bellísimo texto que los que que emociona, sobre todo para los que aspiramos a escritor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David, por verlo así, fue un desahogo, una necesidad de volver a encontrar algún hilo conductor que en esta oscuridad me lleve al puerto de las palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ese don que tienes para transmitir desde adentro y expresar afuera lo que sientes, siempre seguirá siendo un guía para tu voluntad. El nido puede quedar vació, pero otras alas ocuparán su lugar, y continuarán murmurando palabras a quién sabe que las puede expresar con emoción y sensibilidad.

    Me encantó, Mirella, continúa con la melodía de tus letras.
    Deseo de corazón te encuentres mejor.
    Un fuerte abrazo-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Mila, por la empatía. Son momentos que duran demasiado ante la famosa "hoja en blanco". Como mi salud no es buena, tengo preocupaciones que me sacan la disposición para escribir y sobre ese tema y sus efectos en mí, del que escribí bastante hace un par de años, ya no quiero tratarlo.
      Muy agradecida, con un enorme abrazo.

      Eliminar
  13. Creo que todos pasamos por momentos de oscuridad.El tema es no quedarnos en el "no puedo"
    Esta tan bien escrito tu texto de hoy, que creo todos nos vemos reflejados en el, a todos nos llega.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío se está convirtiendo en una larga noche oscura, todavía zafo porque me quedan los relatos viejos que no publiqué.
      Gracias, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  14. Son etapas, Mirella. Si fuera algo categórico ni siquiera estaríamos leyendo esta entrada. Si lo que sale son solo cosas oscuras, transformalas en cuentos en lugar de reflexiones. Esto mismo que escribiste, por ejemplo, una mujer con un bloqueo a causa de algo extraño y blablabla=relato. Tranqui. Yo vengo bloqueado hace mucho, jode, pero no desespero. Hacé el intento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan fácil, Raúl, con tu consejo no contaste con mi traba máxima: la autoexigencia, que también tiene mucho que ver, además de los problemas que estoy atravesando.
      No voy a dejar de escribir, solo que textos más de este tipo, las historias por ahora no vienen.
      Gracias por todo y por bancarme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Tuve cerca del trabajo un nido de golondrinas hasta la semana pasada, ¿sabes? Hacía un par de semanas que había 5 polluelos en el nido, y todos los días me acercanba a comprobar como estaban pues podía mirarlos bien de cerca desde una escalera.

    Supongo que algún gato o urraca debió pensar lo mismo que yo, pues desde el lunes pasado no quedan polluelos. Y los padres han dejado de ir, así que desde luego mi nido también está vacío. En eso pensaba mientras te leía todo el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena, pobrecitos! Mirá que los gatos me encantan, igual que los pájaros, ahora me quedo pensando si no serán ellos los que se engulleron a los pajaritos que me traían las ideas...
      Gracias, Holden, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Lo has contado muy bien, desde la tristeza, la desesperanza (temporal) y la impotencia y la falta de confianza que da que no afloren los mundos internos.
    Pero Mirella… prueba de que este síndrome del escritor vacío no te ha pasado a ti, al menos en ésta ocasión, es este magnífico testimonio de la falta de inspiración que nos ocurre a todos los que intentamos estos asuntos del escribir, así que ánimo amiga, que escribes de maravilla, y emulando a Bécquer te digo que sí, que volverán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo contabilizado que en los últimos siete años escribí alredor de 500 relatos, publiqué en el blog unos 230, muchos de los restantes fueron a parar a la papelera porque no me gustaban. Si se me ocurre una idea, al rato me digo "pero si es parecida a esa otra que ya escribiste". Y ahí me freno.
      Todavía me quedan algunas historias antiguas publicables, recurriré a ellas hasta agotarlas, esperando que en el interín, vuelvan las golondrinas...
      Mil gracias, guapa, con un abrazote.

      Eliminar
  17. Sería una pena y una gran pérdida que dejaras de escribir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Paola, bienvenida! Gracias por dejar tu punto de vista, no creo que deje de escribir, probablente otras temáticas o lo que surja.
      Besos.

      Eliminar
  18. UFFFFFF. QUÉ TAL QUE TUVIERA INSPIRACIÓN??? TREMENDO TEXTO!!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiera estado realmente inspirada, habría armado con ese tema una historia.
      Gracias, Adolfo, abrazo fuerte.

      Eliminar
  19. No todo son historias, Mirellísima. No todo relatos ni cuentos. A veces, la imaginación se pierde en recovecos emocionales que ni siquiera te apetece contar, ya sea por pudor, o porque piensas que dijiste en su día todo lo que tenías que decir sobre ellos, o por ese orgullo íntimo que te lleva a no mostrar desesperación porque lo último que te apetece es dar pena a nadie.

    ¿Y qué? ¿Qué pasa con que no puedas escribir? Eso no es lo malo. Lo malo es que no tienes necesidad alguna de hacerlo, es que la pasión se fue de excursión y se perdió por el bosque de las dudas existenciales.
    Lo peor es que los consejos y la alegría de los demás, tampoco consiguen motivarte lo suficiente como para olvidarte de tu imagen pasada y escribir sobre la presente, y ni quisiera tú te pareces tan importante como para hacer el esfuerzo.
    Todo se mueve por lo que sientes y cuando una se siente incapacitada para sentir amor, odio, furia, lo que sea, porque la fatalidad se ceba en ti y el pensamiento está ocupado en la impotencia ante los acontecimientos, si no llega algo o alguien que te descerraje los cimientos y te haga recuperar la joie de vivre, la indiferencia tiene ganada la partida.

    Hasta las situaciones más terribles pasan a ser rutinarias de tanto convivir o malvivir con ellas y acaban en el más absoluto aburrimiento.

    Escribir no es una obligación que se tenga porque una escriba bien, ni una deuda que tengamos con nadie. Una deja de escribir y no pasa absolutamente nada. Para unos pasarás al olvido, y algún otro te recordará hasta el día que regreses, si hay suerte y regresas porque encuentres una nueva motivación para hacerlo.

    Pienso que para escribir por oficio, mejor el silencio, porque es desde allí que nace el grito con todas sus consecuencias.

    No tengo que decirte que me he visto reflejada en tu texto porque también creo que lo escribí todo y no me apetece introducir personajes nuevos ni nuevos paisajes en el guión del futuro.

    ¿Y qué? La vida sigue sin ti, y los demás también.

    No te atormentes, queridísima, lo que tenga que ser, será.

    Abracísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo escribir por escribir, nunca lo hice ni lo haré. Y si no escribo más no pasará nada y sé que un día este espacio quedará a la deriva, navegando por la web y, tal vez, alguien entre buscando una imagen o una palabra y eso será todo.
      También sé que se apagó la llama, lo que intento es remover las cenizas para ver si queda algún recoldo. La depresión lo apaga todo y mi principal batalla es contra esa extinción de lo vital. Mis condiciones físicas no me dan muchas opciones, por eso añoro mis historias y las ganas con que las construía.
      Es verdad, querida Morgana, lo que tenga que ser, será.
      Otro abracísimo.

      Eliminar
  20. Mirella guapa .. las personas pasamos por tantos estadios !!! éste tuyo, es uno de ellos,
    Mira he leído el texto de Morgana y creo que lo expresa a la perfección... escribirás otras cosas. otros temas y si no ???? pues no pasará nada , entonces te dedicas a la fotografía... sobre todo y muy importante ...no te desanimes y coge el nuevo reto con gana

    Un grandísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le expresé a Morgana, mi verdadero reto está en sobreponerme a la depresión, escribir siempre me ha ayudado mucho. Además del placer de hacerlo era como la muleta o el bastón que me levantaba.
      Te agradezco mucho tu presencia, linda.
      Un fuerte abrazo, Esme.

      Eliminar
  21. De momento disfruto, Mirella, de que aun cuando dices que no puedes escribir más, lo dices escribiendo. Y con respecto al vacío, en el momento menos pensado alguna idea nacerá de ahí, de ese punto vacío. Y si no, no pasa nada. Anda que no hay escritores que escribieron un solo libro y no volvieron a tomar las letras nunca más. Pero de momento sigues escribiendo y te seguimos leyendo.
    ¡Un abrazote! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de no tener ideas y buscarlas en vano es también un tema y ha preocupado a más de un escritor prestigioso. Yo lo quise compartir con ustedes porque forma parte de la historia de la literatura.
      No me importa si soy escritora, aprendiz o escribiente, el título es lo de menos. Venía mal acostumbrada, desde el 2010 nunca paré de escribir, de inventar historias o de incursionar en la prosa poética y me apegué mucho a este espacio, a ustedes.
      Gracias por tu lectura, Jorge y tu comentario estimulante.
      Un gran abrazote.

      Eliminar
  22. Mirel cariño,me ha emocionado leerte,y además un texto tan expresivo en el que dices que ya no hay nada de lo que escribir, que falta la inspiración, las palabras.
    Mirel, eso es imposible en ti, no te das cuenta?
    Tienes una sensibilidad extrema y aunque en estos momentos te veas muy frágil, no lo eres, al contrario, eres una luchadora, una mujer fuerte que lo ha demostrado, no crees?
    Mira,vamos a hacer un trato, todos los días pensaré en ti un ratito, me bastará con unos segundos para pensar en ti con mucho cariño, para desearte todo lo mejor desde la cercanía de nuestros corazones.
    Harás tú lo mismo conmigo? Nos acordaremos la una de la otra?
    Te pido disculpas por no entrar tan a menudo a comentar, pero que sepas que te leo y no te olvido.
    Cuidarte por favor,sino el cuerpo que lo harás seguro como mejor puedas, sobre todo el alma.
    Te quiero y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato hecho, querida Carmen. Te voy a pensar y también te desearé lo que necesites para sentirte cada vez mejor, siendo siempre vos misma y valorándote. Por lo último que te leí me pareció que vas bien, que abriste la puerta para volver a empezar.
      No te preocupes por los comentarios, yo tampoco en mis actuales condiciones puedo leer a todos y voy alternando.
      Gracias por tu afecto que aprecio enormemente.
      También te quiero y te abrazo, Carmencita.

      Eliminar
  23. Es verdad qyue hay épocas y siempre no se tiene esa lucidez para cver las historias con sus personajes.
    No te desenimes. Iran llegando a poquito quizás pero seguran brotando.

    Un abrazo grande Mirella y no se desanime...

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por la compañía y las palabras amables, esperemos que en algún momento florezcan las ideas que ahora se han secado.
      Un gran abrazote, hermosa.

      Eliminar
  24. Pues si dices que de momento, porque seguro que es de momento, las ideas las tienes en declive, ya quisiera yo, escribir como tú lo haces estando inspirado. Lo tuyo querida Mirella, seguro que es pasajero, y aunque la vida no te ha tratado muy bien, por varias circunstancias, seguro que cuando vuelvas a retomar las riendas, serás una leona, que devora todo lo que se menea. Sabes que siempre tendrás mi cariño y apoyo, porque te quiero un montón, y aunque te cueste vas a salir a flote. No te dejes abatir, porque muchos de los amigos que te seguimos, nos dolería en el alma. Te admiro porque eres unas gran mujer y una bella persona. Nos separa la distancia, pero para mí, siempre serás mi querida Mirella.

    Besos y abrazos corazón, y que esos ánimos suban como la espuma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco muchísimo todo el cariño que siempre me demostrás, especialmente en los momentos en que estoy en baja. Sos de los pocos que quedan -o tal vez el único- de los que me leen casi desde el primer día. Me alegra mucho haberte conocido, Rafita, también te considero una persona con un alma muy bella.
      Un abrazo enorme y también te quiero un montón.

      Eliminar
  25. Las ideas vienen y van, por épocas, igual que lo hacen las ganas de escribir. A veces no conviene forzar la máquina y darse un tiempo de descanso. Es cierto también que contra el desánimo, las letras siempre han sido una buena medicina. Sea como sea seguirás escribiendo, no me cabe duda, porque un escritor vive y muere con ello. Mucho ánimo y que te mejores. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que estuve haciendo estos últimos tiempos, porque forzar en todo lo artístico ni sirve de mucho, los resultados no serán satisfactorios cuando falta el entusiasmo.
      Te agradezco la lectura y la opinión, Jorge.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Hola Mirella, ¡qué puedo decirte yo! Solo he venido a leer lo que escribiste, esa bella prosa cargada de poesía, triste, melancólica. Soy un egoísta ¿te das cuenta? Y fijate, para colmo, que también vine a leer lo que escribís debajo de los comentarios.
    No te puedo dar consejos, no te puedo prestar ayuda, si no lo haría, o me ofrecería a hacerlo.
    Hacé de cuenta que vine a verte a tu casa para ver como estás.
    Estamos de lados diferentes, vos del lado de allá y yo del lado de acá. Cuando estaba leyendo me pregunté para quién escribís. Y me contesté que estás escribiendo para mí, me hice esa ilusión de lector vanidoso. Pero no sé. Tal vez estés en un período en el cual estás escribiendo para vos.
    En algunas respuestas decís que tenés ganas de escribir pero que se te agotaron las historias, entonces me pongo contento porque hay una llamita encendida todavía y pueden salir textos como el que está arriba, escenas interiores que nacen como animales invertebrados, sin argumento, sin esqueleto, pero que cumplen la función literaria, vos lo subís y nosotros lo leemos y quedamos extasiados por la belleza. No solo yo te lo digo. ¿Es necesario transpirar para inventar historias, personajes, trama? Si no hay energía para eso no, no es necesario, digo.
    Sé que la depre es un animal difícil de vencer, yo tuve que lidiar mucho con ese demonio y sé que es una experiencia intransferible, que nadie puede llegar a sentir lo que vos vivís dentro tuyo. Es una celda, a veces una trampa, a veces una mordaza, a veces un grito y a veces un silencio infinito.
    Si te sirve de algo este tosco comentario, te digo, Mirella, que a mí me hace falta que escribas, me sirve, me importa, me agrada, disfruto de tus textos como un glotón, me los devoro todos.
    Cuando aparezca la llamita, agarrá la birome, aprovechá los momentos en que el dragón duerme para tomar el bastón y garabateá lo que te salga si te vienen las ganas. Pero lo más importante es que no te esfuerces, que te cuides.
    Te mando un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué podías decirme? Me dejaste un montón de palabras cálidas y afectuosas, Ariel, de aliento, de apoyo, de empuje. Me comprendiste. No sos egoísta, al contrario, te siento muy generoso y admiro tu facilidad de expresión.
      Yo también leo las respuestas de las personas que me despierten interés, es una forma de conocerlas un poco más.
      Siempre escribí para mí y cuando abrí el blog involucré a los que me leían. A medida que los iba conociendo me decía: este relato le va a gustar a Fulano, con este otro se va a identificar Zutano. Entonces fue desde mí para los demás.
      Estoy en un momento contradictorio: por un lado me quedan ganas de escribir, por el otro siento el vacío de ideas, la profunda apatía que da la depre y un cansancio mental que vengo arrastrando desde hace demasiado tiempo.
      Todavía me quedan algunos relatos viejos sin publicar y los de cuando abrí el blog, que no los leyó casi nadie y que volveré a subir para que el nido no permanezca pelado y desnudo.
      Te agradezco enormemente tu hermoso comentario, Ariel, sos una bella persona que me brindó mucha compañía.
      Un abrazo enorme y gracias, gracias, compañero de letras.

      Eliminar
  27. Me han emocionado tus palabras tan auténticas, esa búsqueda de las palabras amigas, de esa inspiración que ayuda a que todo sea, no más fácil pero sí que se pueda contar y cuando se puede escribir todo parece doler un poco menos.
    Poco se puede decir Mirella más que si te sirve estamos aquí para leer esas preciosas palabras que sobre cualquier cosa tú ecribes, a veces perseguimos a las palabras que esquivas se esconden, ya llegarán cuando te apetezca que lleguen, igual necesitas concentrar tu atención en otras cosas pero las palabras y las historias siguen en ti porque son parte de ti.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya dije me hacen mucho bien los mensajes que ustedes me dejan, son un consuelo, no me siento tan inútil y a mi tremenda autoexigencia le puedo decir "si regresan a leerme es porque tan mal no lo hago".
      Agradezco de corazón tu empatía y cariñosas palabras, Conxita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Espero que tus historias no se acaben Mirella. Si vinimos a verte es porque nos gusta lo que vemos. Y mientras llega de nuevo la inspiración, siempre tendrás muchas nuevas que aún no han visto la luz.Deja atrás esa tristeza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias de las tradicionales, con inicio, nudo y desenlace, va a ser muy difícil porque tengo un gran cansancio mental. Lo que trataré es de no abandonar la escritura, tomarlo con calma y cuando sienta la necesidad de hacerlo.
      Gracias por la visita y por tu apoyo, Laura.
      Besos.

      Eliminar
  29. No creo que ella agote jamás sus ideas...ni tampoco vacíe el nido por entero. Siempre hay un sutil revoloteo en su adentro que la hace resurgir e intentar el vuelo...y lo consigue. Consigue volar en letras hasta los ojos absortos de quienes esperan con ansia su contar, aunque sea el vacío que cree advertir y para nada lo es.
    Nunca dejes de hacernos sentir como te sientes, de contarnos lo que sea por mucho que te parezca nada.
    Yo vendré siempre a leerte, esté o no, porque me llena la maravilla de tus letras.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo se agotan, por lo menos las interesantes, porque cuando no se está bien todo se achata, el mundo se empequeñece.
      Debo aprender a convivir con eso, pero no en estado de resignación, sino como que lo que más podía dar, tal vez, ya lo di. Y pongo tal vez porque siempre cabe la esperanza.
      Enormemente agradecida, Marinel, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Pero yo sé que, como el ave fénix, volverá a renacer de sus cenizas.
    Tus textos, como siempre, son excelentes, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Juanito! Hace un tiempo que no te leo, espero que no sigas mi mal ejemplo y estés con bastantes ideas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Love your virtual book
    Love your face
    Love your talent
    You get more than a hug
    😏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks a lot for looking at the virtual book, Rick!
      I really appreciate your compliments.
      Kisses :)

      Eliminar
  32. "El nido está vacío, un nido al que no llegan los pájaros que le traían un concierto de rumores recogidos en el bosque de la vida."
    Si el nido quedo vacío, quizás ella se anime a extender sus alas y volar en busca de nuevas historias que nos regala la vida.

    Hermosa página.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Rayén, es un gusto que te hayas ido conforme con lo que ofrece este espacio.
      Hay un tiempo para cada cosa, tal vez en este otoño, que ya es invierno, lo mejor sea hibernar para recuperar fuerzas.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  33. Tu texto me ha arrollado. Tiene tanta fuerza, emoción y sentimiento que me he visto zarandeada por un vendaval bellísimo, pero que me ha dejado un poso de dolor dentro. ¡Cómo escribes Mirella! ¡Cómo llegas! No sé dar consejos, pero sí se apreciar cuando un escrito es bueno, porque lleva alma y corazón y el tuyo lo es.
    Inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo tu mensaje, me da gusto que sientas así lo que escribo y te agradezco que lo expreses con tanta calidez.
      Un gran abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  34. Yo creo que es esperable, después de tanto tiempo publicando, que llegue un punto en que te quedes vacía de ideas. Las historias que escribes por lo general son largas y complejas, dando mucho de ti en cada una de ellas. Creo que es normal agotarse y verse paralizado.

    Podrías, a modo de darte un respiro, escribir historias más cortas. Apuesta por lo sencillo pero efectivo.

    O por último escribe de manera regular, aunque no publiques en tu blog, para que no te enfríes del todo. Hiberna pero escribiendo para ti.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto lo que decís, Julio, es justamente lo que me ocurre.
      Siempre escribo algo para mí y esas cositas no las publico. Ya hace tiempo que las ideas que llevo al papel son mucho más cortas. Las historias largas pertenecen a la época en que no tenía el blog.
      Muchas gracias, también saludos y salud para vos.

      Eliminar
  35. El escrito, con su medida de poesía, me deja olor a teatro cerrado, butacas de madera abatibles en color grana, roidas por los ratones, y por el roce diario de las manos, en sus apoya brazos. Y a moqueta quemada por un montón de cigarrillos apagados en ella. Saludos +Mirella S. Nos leemos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josetxu por volar hasta este nido, un tanto de capa caída.
      Lo que percibiste es cierto, queda un escenario vacío por el momento, espero llenarlo con otras cosas, algunas más viejas, para que no se lo coman las polillas o lo invadan las telarañas.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  36. ·.
    Que pena... solo me queda esperar que al miruello le broten unas nuevas alas, enérgicas y esperanzadas. Con él llegarán las palabras y el ciclo comenzará una vez más.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que así sea, algo ha empezado a surgir, unas plumitas sueltas le están creciendo a un proyecto que había empezado hace un par de años y que no continué. Esperemos, Bolo, esperemos...
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  37. Hola Mirella,
    Qué profundidad e intimidad hay en este escrito, el silencio a veces sin pedir permiso aparece y nos arrebata las palabras, provocando en nosotros un solitario y doloroso sentimiento. En la penumbra se intuye el miedo de que no existe nada más, y solo nos queda ese pasado que en cierta manera glorificamos.
    Pero cuando menos lo esperamos rebrotan, retumban con una fuerza desconocida y salen a borbotones, yo creo que es porque la escritura tiene la magia de hacernos comprender y ver nuestro interior, por eso lo veo como ciclos de pausa muy necesarios para cerrar parte del pasado, de lo que fuimos y la sabiduría de las letras con el tiempo sabe transformar.

    No eres tú la que se alegra de haberte encontrado, soy yo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. ¡Bienvenida, Irene! Es un placer que sea una alegría mutua.
    Este texto lo escribí en un momento de total aridez, donde no aparecían ideas por ningún lado y, lo peor, no sentía más ganas de escribir.
    Ahora me embarqué en una especie de novela corta "Historias de Piera", un personaje del que había escrito cosas sueltas, que retomé y me devolvió la pasión por las palabras.
    Tremendamente agradecida por la visita y por tu comentario.
    Un abrazote, guapa.

    ResponderEliminar