jueves, 27 de agosto de 2015

Umbrófila



El dormitorio está en penumbras y yo, como si colgara de la araña o flotara cerca del techo, me examino. 

Resulta perturbador verme dormir, no conozco mis expresiones y posturas habituales. Compruebo que mis rasgos están contraídos. Solo dejo ver el perfil. La mejilla derecha se hunde en la almohada, debajo del párpado el ojo se mueve inquieto, una de mis manos se crispa, espasmódicamente.

El sueño no es tranquilo. Desde mi ubicación noto algo que se materializa y se desploma sobre mi espalda. O la de ella, porque advierto una liviandad: eso que se ha apoderado de la otra, se desprendió de mí.

Me he convertido en una espectadora, una conciencia alerta que contempla un proceso.
La que duerme —y que unos minutos atrás era yo— se retuerce entre las sábanas en una lucha que terminará en un fracaso. Su boca es una llaga abierta, roja. Emite unos gruñidos roncos, de fiera acorralada.

Las manecillas del reloj despertador marcan las 5:00 AM. Pronto amanecerá y lo que soy ahora se fusionará con el resplandor que entrará por la ventana.

La que creía ser yo habitará en la zona oscura, dentro del cono de silencio que, progresivamente, se irá estirando por su cuerpo.


                   
©  Mirella S.   — 2015 —


58 comentarios:

  1. A veces los sueños nos dicen muchas cosas y tambien a veces nada, y no los entendemos y quizas asi sea mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no es exactamente un sueño, sino una sensación que tiene de sí misma el personaje.
      Gracias, Chaly, con un beso.

      Eliminar
  2. para este texto te dejo un poema que hace meses escribí
    Princesita

    Te busco en fotos
    porque a la que veo ahora
    es apenas el bosquejo
    la carcasa de quien fuera
    dónde quedó aquella vida
    aquella golondrina siempre en vuelo
    aquella sonrisa espontánea
    hoy todo es un sucedáneo
    la golondrina no vuela
    y la sonrisa se hace mueca
    la muñeca se ha fracturado
    se ha vaciado en mil lágrimas
    la depresión la ha consumido
    y solo es un hilo a punto de cortarse
    las benditas drogas para el cerebro
    aquellas que decían que le sanarían
    no hicieron más que invalidarle
    parecer un autómata
    solo funciona si la pastilla está presente...

    dónde quedó la golondrina
    la princesita más querida
    la que cuando era niña
    la vida entera cantaba.


    abrazos largos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el poema, Elisa, es precioso. Tiene bastante que ver con lo que quise transmitir.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. gracias por tu huella
      la memoria comunitaria es imperiosa y necesaria
      uno apenas deja un granito en la arena

      Eliminar
  3. Brillante, Mirella. Un texto oscuro, y con cierre genial. Como siempre, la conjunción de palabras que conseguís en tus textos es sublime.
    ¡Saludos!
    P.D.: Después de una ausencia temporal del «mundo blog», por cuestiones laborales, estoy volviendo de a poquito. Prometo seguir por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho tu vuelta y que puedas retomar tus historias, con todas sus oscuridades, también. Escribir, desde donde cada uno lo sienta, es mejor que cualquier antidepresivo.
      Gracias por tu comentario tan alentador.
      Muchos saludos, Juanito.

      Eliminar
  4. Todas las que eres forman parte de tu hermosa plenitud.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cumplido, Torito! Pero mi parte melancólica no me gusta nada.
      Besotes.

      Eliminar
  5. Qué gusto da leerte Mirella. Como siempre tu genial narración. ¿Fue un sueño? o la protagonista se desprendió de su cuerpo como dicen que hacen algunos.
    Espero estés bien.
    Abrazos amiga querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un sueño, querido Gildo, son estados de ánimo por los que fluctúo y que surgen en textos así.
      Pronto voy a empezar un tratamiento, veremos qué resulta.
      Gracias por estar siempre, compañero.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. A medio camino entre lo kafkiano y lo lúgubre, o lo espiritual si se lee desde otra perspectiva.
    En cualquier caso, un relato que estremece. No la conocemos a «ella», la muerte, pues cuando ella es nosotros ya no somos; pero en tu escrito se funden ambos mundos con eficacia absoluta. Muy logrado, Mirilla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lúgubre, lo sé, son pensamientos e imágenes que traslado a la escritura para liberarme de ellos. Me da gusto que le percibas un clima kafkiano, brotó sin ninguna intención de mi parte.
      Mil gracias, Isabel y besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. No me digas que saliste volando, Adolfo... jajaja...
      Besos.

      Eliminar
  8. Me gusta Mirella. Le he leído con un toque muy kafkiano pero delicioso. Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es denso, Marybel, pero son emociones de las que hay que salir y nada mejor que escribiendo.
      Gracias, guapa y muchos besos.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho.
    Yo soy bipolar y me ha despertado sensaciones conocidas.
    ¡Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Víctor y bienvenido a este espacio.
      Me alegra saber que te gustó el relato, en este caso la bipolaridad está referida a las luces y sombras que tenemos cada uno.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  10. El insomnio es un cuchillo afilado que nos parte en dos. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También los pensamientos oscuros, en constante lucha con los más positivos.
      Un fuerte abrazo, Angelines, y mil gracias..

      Eliminar
  11. Hola!! Estas acá...que bueno!
    Yo una vez me vi dormir en un sueño...es rarísimo Mirella...!
    Me alegra leerte.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tuve ese sueño y me quedó una sensación fea, pero este texto habla de otra cosa, que nadie tiene porqué entender, ya que es muy personal.
      El texto no es muy alegre, Dana, pero me de gusto que lo leyeras.
      Besos.

      Eliminar
  12. ¡¡A la flauta!! Que buen relato. Esas dos mujeres en una, están tan bien detalladas, que da miedo de pensar que nos puede suceder en serio....

    ¡¡Aplausos!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente vengo medio tétrica en mis escritos, Mariarosa. Son circunstancias.
      Muchas gracias por los aplausos y por disfrutar del texto.
      Besos.

      Eliminar
  13. Inquietante
    .. porque me siento reflejada
    y no me gusta mucho cuando me siento así , aunque lo acepto !!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos en que necesitamos hurgar a fondo y lo que surge no son todas rosas. Pero suelo ser fiel a mis sentimientos.
      Muchas gracias, Piel, por tu comprensión.
      Besos.

      Eliminar
  14. Te ves de arriba como si tu alma se hubiese separado del cuerpo, como si hubieras muerto por un instante, estas explorando un estado de ánimo lúgubre, ojalá te sirva para emerger con las luces de un nuevo día y el optimismo acaricie una energía renovada!!
    Siempre amanece, que no es poco, besote MIR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay períodos en los que al optimismo hay que buscarlo con lupa. Creo que no se debe escapar de los estados de ánimo, por más sombríos que sean, con alguna frase del tipo New Age como se estila hoy en día. La mejor forma es enfrentarlos y dejar que supuren todo lo que guardan.
      Muchas gracias, Edu, por estar siempre, lo aprecio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me gusta como escribes, entré por curiosear y me quedo.
    Y vendré para leerte con frecuencia.
    Para que me avise cuando publique te pondré en lista de " Blog que me gusta leer " .

    manolo
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Manolo, me alegra que te gustara este espacio, acercate todas las veces que quieras, publique o no.
      Muchos saludos desde Buenos Aires.

      Eliminar
  16. las noches y los sueños son muy interesantes para analizar cuando despertamos y los recordamos.
    Todo tiene un significado....
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Karin, soy de soñar mucho y con sueños muy intensos. Como no somos expertos en decodificarlos, le damos la interpretación que podemos, que igual nos sirve.
      Gracias, linda, y besos.

      Eliminar
  17. Mirella, qué bueno leer otra vez tu prosa que extrañaba y que siempre me resulta inspiradora, una invitación al dialogar. este monólogo en donde uno se desdobla para observarse. Para presenciar y entender un proceso. Dices proceso y lo dices atinadamente porque los rituales lo preceden. Observamos poco los procesos que nos conforman y también nos dan cierta identidad, será porque son más complicados de identificar y son diacrónicos.

    En fin, creo me pusiste a divagar.
    Un placer volver por tu espacio y tu prosa querida amiga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me alegra mucho que vuelvas a visitar el nido, querido Gonza, dejándome tus semillas de alpiste para alimentar mi intelecto.
      Este texto no fue ni pensado ni organizado, salió como una explosión y supongo que forma parte de un proceso que estoy transitando y del que tengo claro muy pocas cosas.
      Muchas gracias por tu interpretación, las de todos valen para penetrar un poco más en el significado inconsciente.
      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  18. Un deleite leerte, Mirella. Un desdoblamiento necesario para saberse.
    Un fuerte abrazo con achuchón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo tenerte por aquí, Mabelita, gracias por visitarme. Me da gusto que mis oscuridades no te hayan espantado... jajaja.
      Besazos, hermosa.

      Eliminar
  19. Me encantan estos relatos de ensoñaciones y realidades, Medio aquí medio allí...

    No hay nadie que los cuente mejor.

    Un besote !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, Nieves, como ya dije son estados de ánimo que reflejan mi momento actual.
      Un gran abrazo, guapa.

      Eliminar
  20. El subconsiente se hace presente en los sueños. Me gustó mucho tu escrito.
    Con tu permiso me quedo como seguidora. y al mismo tiempo te invito a pasar por el blog de josefa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Josefa, te agradezco mucho la opinión y pasaré a visitarte
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Mire:

    Tú eres una mujer de espiritualidad profunda, y eso siempre me llega cuando leo tus textos, tu sabiduría.
    Prefiero dejarlo en la ficción , jajaja, pero no me extrañaría nada la astralidad en ti, pues esto solo es posible en personas que apuestan por desarrolar y potenciar su espíritu, la escritura es parte de ello, jo, como me ha gustado, mucho.

    Yo a ti te siento al mismo nivel emocional que a Akhen, tocando siempre de un modo invisible pero certero, la parte de mí corazón que merece la pena acariciar para ser fuerte.
    Tenés ese poder.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me asombra y agrada que me veas así, cubano Jonh, de mí tengo la imagen de una mujer común y corriente, medio rara, eso sí, que trata de encajar en un mundo que no le gusta.
      Este texto no trata de un viaje astral, sino que es una metáfora de un estado de ánimo por el que estoy pasando.
      Gracias por intentar acercarme a la profundidad de Gavrí, pero no creo llegarle ni a la suela de los zapatos, con la experiencia que le da su tremenda historia de vida.
      Contenta de que te gustara, te envío un beso.

      Eliminar
  23. Hola preciosa, llego hasta aquí con mas calma, con la que me da estar en casa y tener la posibilidad de ponerme al día y me encuentro con un sueño visto desde otro sueño, parece una locura pero se que no lo es, tampoco quiero imaginar y menos interpretar, si a ti te ha resultado conciliador me alegro mucho. Yo te dejo dos abrazos y me voy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rápido pasó el verano, Ester, para nosotros no existió invierno, salvo unos pocos días.
      Me alegra mucho tenerte por aquí, en cuanto al texto, más bien fue un desahogo.
      Gracias, guapa, mil besos.

      Eliminar
  24. Pues yo (o quien creía que era yo) hemos decidido apagar el despertador. Puede que para siempre, es un experimento.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea, Amando, es un aparato infernal que rompe los mejores sueños.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  25. Eres como un libro abierto querida Mirella, pero la foto como que me ha dado un poco de susto, jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seas tan sensible, Rafa, es sólo una foto con efectos. No sabés la alegría que me da tenerte por el nido. Faltaba tu buen humor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Es una disonancia que se hace del todo extraña al personaje, más que bipolaridad parece una suerte de personalidad múltiple o más bien algún accidente sobrenatural que condena a dos conciencias separadas a compartir un mismo habitáculo. Lo que observo es una profunda extrañeza, como si todo cuanto ocurriera fuera ajeno (porque en el momento de la narración lo es), pero, ¿crees que se podría hacer un relato de terror sobre el tema haciendo hincapié en la claustrofobia de la espectadora? Imagínate qué locura…
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo pensé como una personalidad múltiple, sino como dos polos -luz y sombra- por eso lo de bipolar, más que por la enfermedad. Tampoco hay nada sobrenatural, fantástico ni un viaje astral. Es un estado interno, que conté como pude.
      Visto desde el terror filosófico, tan tuyo, seguro que saldrá algo muy interesante.
      Un gran abrazo, Jorge y gracias.

      Eliminar
  27. Un relato muy descriptivo de sentimientos, sensaciones y estados de ánimo. Me ha gustado mucho y me conmueve. Un abrazo, Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lumy, un gusto tenerte por aquí y me complace que el texto te haya llegado.
      Abrazos.

      Eliminar
  28. Hay que tener cuidado con esa separación, típica en casos de vida después de la vida y de parálisis del sueño.
    Sería bueno poder despertar luego de esa experiencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos ya te fuiste para el lado del terror, Raúl. En este caso es tan solo una disociación de los estados de ánimo de la que duerme.
      Gracias y saludos, también.

      Eliminar
  29. Esos desdoblamientos tan nuestros, y que nacen de las múltiples dualidades de nuestro inequívoco yo.

    Me recordaste a A. Nin “Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres una mujer desesperada y perpleja que siente que se está ahogando y otra que salta a la acción (...) "
    En este texto y en el del Soliloquio (II).

    Mil besos, bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una trata de crear cierto equilibrio interno y de tener bajo control a los personajes que nos habitan, pero cuando alguno toma la supremacía hay que esperar que el que quedó knockout se recupere.
      Mis últimos textos tienen una temática similar y responden a mis actuales estados de ánimo.
      Gracias, querida Eva, por empacharte con tantas lecturas juntas.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar