jueves, 6 de agosto de 2015

Apuntes en hojas perdidas (VII)




Ese momento


Te movías, y por la vibración que propagabas en el aire, era como escuchar el tañido de una campana o el revoloteo de un pájaro tumultuoso. 

Adelantabas un pie y algo se quebraba en el suelo, se producía una especie de deslizamiento, mientras el otro quedaba afincado entre las rocas en un equilibrio ágil, liviano, hasta encontrar una más alta que soportara tu solidez.

Las pantorrillas tensas, en suspenso, dispuestas al salto, redondas como frutos pulposos en su justa madurez. Del pantalón, cortado descuidadamente arriba de las rodillas, caían hilachas que se confundían con el vello rubio por el sol.

Tu espalda era un trapecio invertido que había tomado el color del almíbar.
Con un balanceo leve giraste para mirarme unos segundos, después iniciaste el ascenso al próximo peñasco. En el fondo fibrilaba el latido índigo del mar.

El mundo era un trompo rotando alrededor de tu cintura. En ese momento sentí la plenitud. El goce se reconcentraba en la geometría sagrada de tu cuerpo.



©  Mirella S.   — 2015 —


56 comentarios:

  1. hay que profanarse más seguido niña :D
    sino vienen las polillas y queda la escoba

    abrazos de lanita ( acá llueve como que fuera diluvio)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Elisa, ciertas profanaciones son altamente recomendables.
      Aquí llovió torrencialmente toda la noche y parte de la mañana y no parece invierno.
      Besotes y gracias.

      Eliminar
    2. buena semana Mirella
      gracias por tu huella
      abrazos

      Eliminar
  2. Cada pluma lleva una historia y cada pájaro una vida volando por los valles y los caminos
    de su delicado vuelo. El canto de los pájaros me manda un mensaje de amor y de pasión.
    El relato es bonito y romántico y en ese momento sentí la plenitud. Gracias. Bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenido, Pablo.
      Me alegra mucho que hayas disfrutado de lo que cuentan los pájaros.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Es lógico que sintieras la plenitud, ¿ Y quién no la hubiera sentido? ja ja ja. Genial, Mirella, comparto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto tenerte por aquí, Alfredo y también que te vayas contento con este texto breve.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  4. Me maravilla tu facilidad para describir lo cotidiano, lo inenarrable, cualquier emoción por pequeña que sea. Es envidiable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La emocionalidad es mi punto débil, Marybel, cualquier cosa la dispara... menos mal que puedo darle cauce a través de la escritura, porque no es fácil sentir tanto.
      Gracias, guapa, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Perfectas descripciones para un momento de placer: el placer de leer tu blog, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son momentos del pasado que afloran.
      Es muy gratificante lo que me decís, te quedo muy agradecida.
      Un abrazo, Raúl.

      Eliminar
  6. Agua!!!! Decimos los soneros cuando lo que se oye es tremendamente rompedor. Bello Mirella!!!!.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus expresiones cubanas, Jonh. Contenta de que te resultara una lectura placentera.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. En el fondo fibrilaba el latido índigo del mar.

    Muy bueno

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chaly, me alegra mucho que el texto te gustara.
      Besos.

      Eliminar
  8. Con esa imagen y tus palabras se puede soñar. Voy a intentarlo y ya te contaré. Um abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulces sueños, Ester, pero tiene que ser en una playa rocosa, de otro modo no se produce la magia.
      Besazos y gracias.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. No te creas, Oscar, después volvió...
      Abrazo, profe.

      Eliminar
  10. Desde qué ventana lo estabas mirando ? la próxima llamame tal vez entre las dos vemos más detalles y armamos una prosa en conjunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un recuerdo, Sil, yo también estaba en la playa. No sé si estaba tan bueno, mis ojos lo veían así.
      Me encanta como todos se prenden con lo erosensual... jajaja.
      Besotes, linda.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Me gustó mucho esa foto, que me recordó otra espalda y otro momento.
      Besos, Torito.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Treparse por unas rocas con el mar en el fondo, es toda una experiencia, Ange.
      Yo estaba lo más tranquila en la parte arenosa y debajo de una sombrilla.
      Besos.

      Eliminar
  13. Las pantorrillas tersas la espalda de trapecio invertido y la cintura parecía un trompo girando. ..
    Vaya forma de describir más bella Mirell
    siempre deduzco de tus textos que eres una persona observadora y callada.

    ¿Me equivoco? Un abrazo y me encantó esa geometría profana de su cuerpo.
    Pura poesía compañera.
    Besazos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te equivocás, Carmencita, me gusta observar, escuchar y soy bastante callada.
      Ahora, gracias a la influencia de Ultra, me he volcado más a la prosa poética, mientras que antes me fascinaba tramar historias.
      Gracias por tu comentario afectuoso, te abrazo fuerte, compañera.

      Eliminar
  14. Hermoso y brillamte relato. Tan sutil y suave como el mejor de los amantes.

    Besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Nieves me gustó la comparación.
      Gracias, guapa, me alegra de que te vayas contenta.
      Besazo.

      Eliminar
  15. ESO, ASÍ DE LINDO, SIN MELOCERIAS!!!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un momento que pudo trancurrir en el Caribe colombiano, con su mar maravilloso.
      Gracias, amigo, un gran abrazo.

      Eliminar
  16. Un retrato absolutamente sensual, como "pintando" con las palabras. Qué bien! Cada día escribís mejor. Enhorabuena amiga mía! Tanti baci.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no defraudarte en el futuro, estoy escribiendo poco y tirando al cesto mucho.
      Gracias, Patzy.
      Abbraccio grande.

      Eliminar
  17. El mundo era un trompo girando alrededor de tu cintura.

    ResponderEliminar
  18. Respuestas
    1. Bienvenido a este espacio, Hilario, me alegra que te haya gustado el texto, que más que un poema es prosa poética.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Digo con Elisa. Lo de "profanarse", que sea siempre por una buena causa.

    Enhorabuena y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no solo la causa sea buena... también el cuerpo a profanar... jajaja...
      Gracias, Soco, besotes.

      Eliminar
  20. Que bueno Mirella!

    Te leo e imagino cualquier cosa. Muy buen texto.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que imagines cosas lindas Mariarosa... jajaja...
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  21. Ya tenía tiempo ganas de pasarme por tu blog y
    uf.. maravillosas letras y excelente forma de narrar y sentir
    un abrazo
    pd</ y si no te importa me quedo .. en tu espacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Piel, me alegra saber que te gustó este espacio.
      Aquí todo es muy libre... como los pájaros, quedate todo lo quieras y volvé cuando puedas.
      Es muy agradable recibir nuevas visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Mirella ,
      ahora vuelvo con más calma .. a disfrutar de tus palabras y de esa visión .. sublime.. cuando se mira una se recrea con los ojos de la pasión ..
      bella espalda por cierto :-)

      Un abrazo y gracias por tu huella !!

      que tengas un hermoso día

      Eliminar
    3. Gracias, Piel, me alegro de que te haya gustado el texto... y la espalda :D
      Abrazo.

      Eliminar
  22. Hay momentos que conviene recordar para escribir, pero sobre todo vivir. Y sea éste ficción o no, es todo un instante, breve como el texto. Nos ofreces una fotografía sugerente, Mirella, porque tras ella uno puede imaginarse mil reacciones, desde una sonrisa hasta un abalanzarse predador, dependiendo ya de la libido del/ de la que mira (imagino que será la, pero no hay por qué dar nada por sentado). Muy vívido y breve, es como una postal que esconde un hilo de erotismo.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voz narradora es la mía, que rescata un recuerdo antiguo, de corta duración, pero no por eso menos intenso. Y por eso la brevedad del texto. De ese encuentro de verano me quedó grabado ese instante. Fue más que suficiente.
      Gracias, Jorge, no pude visitarte, sigo con mis problemas de salud y reduje bastante mi actividad bloguística.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Ay, ay, ay.... y es sólo todo tuyo ese cuerpazo??
    No se puede compartir??
    Sonrío.
    Pillina, pillina...
    ;-)

    Todo está OK, mi bella Dama??
    Espero que sí.
    Se te quiere.
    Un besito, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa espalda, precisamente, no es ni fue mía, así que la comparto sin problemas.
      Mi salud no está bien y el diagnóstico confirmó lo que presentía.
      Espero que vos sí estés mejor con tu pie.
      Yo también te quiero, guapa.
      Besotes.

      Eliminar
  24. unas vistas así le agradan la vida a cualquiera....
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Juana, me alegro de que te vayas con los ojos llenos de vistas agradables.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Mirella, no quiero que te extrañe mi silencio, seguiré todas tus letras fielmente, pero he decidido no comentar ningún blog. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ha pasado algo, Angelines? Espero que sea una decisión para tener más tiempo libre y no por alguna mala respuesta a tus comentarios.
      De mi parte estoy muy cansada y los visito cuando puedo y estos últimos días estuve un poco alejada.
      Un enorme abrazo y gracias por avisarme.

      Eliminar
    2. Nooooo, no es por nada, un poco desanimada conmigo misma ... pero venía a eliminar ese comentario y decirte que seguiré como siempre aunque algunos días me sienta un poco ... tonta. Besicos y perdóname.

      Eliminar
    3. Querida Angelines, no tenés que disculparte para nada, todos tenemos esos momentos de desánimo. Te pido que te sientas libre de venir cuando lo sientas, no te lo impongas y si no sentís ganas de comentar, no lo hagas.
      Te abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  26. Vuelvo de dos semanas sin Internet y celebro el retorno leyendo tu magnífico texto!!
    Más arriba, en tus respuestas a los comentarios, leo: "Mi salud no está bien y el diagnóstico confirmó lo que presentía." ¿Qué presentías? ¿Algo grave o no?
    Abrazo, MIR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extrañó que no publicaras nada y estaba a punto de mandarte un mail ayer, pero finalmente se me pasó.
      Ando un poco desbolada, yendo a los médicos, no estoy bien, pero no voy a hacer el tratamiento convencional. Me parece que por fin di con un médico con una mirada distinta.
      Me alegro que vuelvas a tener Internet y te haya gustado el post.
      Abrazos, Edu.

      Eliminar